El SPI está diseñado para ayudar a las instituciones financieras monitorear su desempeño social fomentando al mismo tiempo el debate interno sobre la estrategia social, la transparencia, y la rendición de cuentas. Los resultados se representan gráficamente y pueden ser estudiados y monitoreados sobre una base regular. Como herramienta de auto-evaluación, el SPI ayuda a las IF a identificar sus propias fortalezas y debilidades, y encontrar formas innovadoras para mejorar el desempeño social. Debido a que analiza exhaustivamente las seis dimensiones fundamentales de desempeño social, el SPI es preciso recalcando las áreas de mejora.

Calificación de una auditoría

  • Elija el tipo de auditoría:

o   Autoevaluación: La institución financiera rellena el cuestionario solo

o    Autoevaluación acompañada: La institución rellena el cuestionario con el apoyo de un auditor SPI4.

  • Elija entre 2 enfoques diferentes:

o   Centralizado: con la alta dirección solo

o   Participativo: con diferentes actores involucrados en el proceso de auditoría (alta dirección, gerentes, oficiales de crédito, representantes elegidos, socios externos, clientes, etc).

Un enfoque centralizado es suficiente para un diagnóstico rápido y para la comunicación externa. Este enfoque da la institución una visión rápida de su desempeño social e identifica sus fortalezas y debilidades.

Un enfoque participativo fomenta una mejor apropiación de los resultados para la planificación estratégica en la gestión del desempeño social. Fomenta el diálogo y el análisis interno de las prácticas de la institución. En nuestra experiencia, con el enfoque participativo, la auditoría tiende a ser más representativa de la institución en su conjunto y por lo tanto las conclusiones y recomendaciones operativas son más propensas a ser apropiadas por el personal.